martes, 7 de febrero de 2012

Bovedas de Ladrillo / Bovedas Mexicanas

 Las bóvedas de ladrillo son un sistema de construcción tradicional de México. Posee una gran ventaja sobre otros sistemas de construcción, como la no utilización de cimbra (encofrado) y hormigón armado; resulta bastante económico, con la cualidad de que nosotros los constructores y auto constructores podemos realizarlo fácil y cómodamente.

Las bóvedas de ladrillo sin cimbra, son cubiertas autoportantes, incombustibles y ligeras, capaces de actuar como elemento unificador de la respuesta estructural en las edificaciones; durante una eventualidad sísmica, trabajan proporcionalmente a su peso, por lo tanto entre menos peso, mejor comportamiento sísmico. Las bóvedas autoportantes, nos dan una muestra clara de que el uso de bóvedas sin cimbra no sólo es parte dela arquitectura vernácula, sino la respuesta a las necesidades cotidianas, por lo que no se entiende la indiferencia y la falta de uso, de este tipo de construcciones, ante nuestra realidad.

 Uno de los métodos empleados por Gaudi, para determinar la forma de una estructura sin aplicar formulas matemáticas, es utilizar la curva que adopta una cadena suspendida por sus dos extremos y de la cual cuelgan cargas equivalentes a las que habrá de soportar el arco una vez construido, así define la forma de cada arco, como lo utiliza en La Cripta de la colonia Well en España. Los sistemas tridimensionales de retículas abovedadas son un mecanismo de soporte y forma estructural, como un sistema de suspensión invertido, el espacio se cubre mediante el cruce de dos arcos funiculares (o cables suspendidos) a partir de dos ejes.

MATERIAL PRINCIPAL

Ladrillo (en México se le conoce como cuña), material de barro cocido con medidas de 5x10x20 centímetros, con un volumen 1000 cm3, un peso de 1.5 a1.6 kg., con una resistencia de 60 a 75 kg/cm2 y al cortante 4 kg., esta baja resistencia permite que pueda ser cortada manualmente por el albañil, por esta razón el ladrillo es el material óptimo para trabajar en la elaboración de Bóvedas mexicanas.

El sistema constructivo se resuelve mediante el uso del ladrillo que funciona como guía para el control de la geometría de la bóveda, el ladrillo se coloca apoyando una hilada sobre otra en las trabes o muros ranurados.

La adhesión de los diferentes segmentos (ladrillo) por medio de mezcla de mortero con gran poder adhesivo y fraguado rápido (similar a la que se usa para hacer muros de ladrillo), permite su colocación de manera continua, y evita la utilización de cimbra; por esto resulta más económica que cualquier otro sistema constructivo. Las diferentes posibilidades de colocación que el sistema permite en cuanto al juego de dibujo a formar con los ladrillos y los relieves posibles constituyen otra característica que se puede explotar de diferente manera al gusto particular del constructor.

EL SISTEMA CONSTRUCTIVO.

Es muy simple y repetitivo, esta fundado en la colocación de un ladrillo apoyado sobre otro, entrelazando hiladas una sobre otra formando arcos sin colocar cimbra. Como sabemos, el ladrillo trabaja a compresión, por lo tanto, casi en su totalidad eliminamos el acero y el hormigón armado. La geometría natural que tienen los arcos parabólicos o arcos rebajados nos permiten desarrollar una estructura que trabaja por forma, la parte más crítica de un arco se llama punto de inflexión. El trabajar con ladrillos ligeros formando arcos sin cimbra da como resultado la creación de diversas formas, tejidos y texturas. Es una técnica constructiva que no se enseña, a nivel profesional y no se le ha dado aún el valor estructural que tiene. A pesar de ser un sistema de construcción utilizado desde hace más 400 años en algunas regiones de la zona centro de la Republica Mexicana.

CUATRO CONDICIONES MÍNIMAS PARA CONSTRUIR BÓVEDAS SIN CIMBRA

 1. Utilizar ladrillo ligero.

2. Apoyar las hiladas de ladrillo en las hiladas anteriores

3. Siempre se forman arcos.

4. El ladrillo se pega en seco



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada